martes, mayo 16, 2006

El cascabel

Lo primero que hago al levantarme de la cama es ponerme el cascabel para que incluso los ciegos puedan escupirme. Huelga decir que no tengo un gran concepto de mí. Pero hoy me he mirado al espejo y me he quitado el cascabel. “Todo el mundo es bello en algún momento de su vida”, Andy Warhol dixit. Y si él lo decía, siendo como era así de feo, con esa cara tan llena de granos... Para encontrarse bello hay que sentirse bien, cómodo dentro de la piel. Repaso. No encuentro nada que haya podido hacer y cuyo resultado sea este sentirme a gusto, orgulloso de mí mismo. He dormido toda la noche, eso es todo. Y he soñado, supongo. Eso no es razón para que hoy me encuentre diferente, irresistible, con deseos de salir a la calle y sonreírle a la gente. Creo que volveré a la cama a dormir un rato. Espero volver a levantarme con otro talante. No sabría vivir sin mi cascabel.

1 Comments:

Blogger Caqués opina que...

Me parece chulísimo el escrito, Javier. El estilo interior es el de siempre verdad? cómo es posible que con los años no hayamos cambiado nada de lo que es esencial en nuestro yo más íntimo?

10:17 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

ecoestadistica.com